Olor a otoño

Olor a otono Blog Maria Fernandez Dobao

Parece que ha llegado el otoño a Madrid, al menos así lo siento desde el salón de casa. Percibo ese color a través de la ventana, el sol no ilumina este espacio como lo hacía últimamente y el ambiente parece teñido de gris. He abierto la ventana y entra ese fresquito que, cuando nos axfisia el calor, tanto añoramos.

Esta luz me recuerda al otoño, me incita a quedarme en el sofá con un buen libro y una taza de té, me lleva a olvidarme de las tareas pendientes para disfrutar de un paseo acompañada ya de una chaquetita. Pero, cuando me he querido dar cuenta, lo que me ha salido es ponerme a escribir y aquí estoy, estrenando blog. A veces me preguntan, y yo misma me pregunto, si me merece la pena escribir regularmente entradas de blog, si creo que alguien relamente las lee. Y la respuesta es que no sé si alguien, más allá de mi padre, lee todo lo que escribo, pero que sí me merece la pena, porque para mí es una manera más de expresarme y comunicarme, de dejar salir pensamientos, emociones y opiniones. Si además consigo llegar a algún corazón o hacer pasar a alguien dos minutos agradables de lectura, mejor que mejor.

Así empecé a escribir. Por eso empecé a escribir. Y a lo tonto me he encontrado con una primera novela de 342 páginas en las manos. Yo escribía ya de pequeña, pero casi todo lo tiraba. Entre las cosas de mi madre encontré hace poco escritos míos de cuando tenía diez años, cosas de niña, pero ya despuntaba esta inquietud. Y casi todo lo que plasmé en papel en la adolescencia lo tiré. Hace unos años, animada por un amigo, empecé con artículos para su revista, y poco a poco empecé a oir con cierta insistencia «tienes que escribir», «escribe algo», «cuenta tu experiencia», y así surgió «Infinito, infinito y punto final».

En este blog verteré mi interior, mis reflexiones, mis pensamientos, mis sentimientos. En vez de dajarlos en una carpeta del ordenador, voy a empezar a compartirlos contigo. Si quieres recibirlo directamente en tu correo pincha aquí. No te garantizo ninguna frecuencia, igual hasta me arrepiento de esta idea, pero hoy por hoy, tengo ganas de escribir, ¿será culpa del otoño?

Bienvenido al otoño y a mi blog.

María

 

Para recibir las entradas en tu correo electrónico pincha aquí

Tiempo para vivir

Tiempo para vivir

Publicada en el blog de «Arte entre Amigos» el 18 de julio de 2017

Tiempo para vivir. Vivimos inmersos en la dictadura del reloj, del tiempo, de los horarios y de las prisas. Oímos y decimos frecuentemente frases como “no tengo tiempo”, “no me da la vida”, “no doy para más”, “me faltan horas”, etc. Y postergamos actividades tan importantes (y que realmente llevan poco tiempo) como una llamada de teléfono o un café con un amigo porque si no hacemos todo lo demás creemos que se va a hundir el mundo, y no nos damos cuenta de que, sin esos minutos dedicados a nosotros mismos y a los demás, es un mundo mucho más importante el que se puede hundir.

Seguir leyendo

Un buen profesor

Buen profesor

Publicada en el blog de «Arte entre Amigos» el 18 de abril de 2017

Un buen profesor. Hace pocas semanas me enteré del fallecimiento de uno de los mejores profesores que he tenido, diría que el mejor de los que tuve en la universidad. Pocos días antes había ido a la facultad a pedir una copia compulsada del título y, como siempre, pensé: “voy a subir a ver a Diego”, pero me pudieron las prisas de este ritmo frenético en el que a veces me meto, y no fui a ese despacho de la novena planta tantas veces visitado.

Seguir leyendo.

Cenas Adivina con Marketing Expresso

Cenas Adivina con Marketing Expresso

Publicada en el blog de «Cenas Adivina» el 5 de abril de 2017.

Cenas Adivina con Marketing Expresso. Viernes 24 de Marzo. Plan de noche: subir al Séptimo. Con puntualidad exquisita, a las 21:30 el portal se llena de gente y una mujer llama la atención entre todas por su altura, su sonrisa y su disposición a organizar ese cotarro: “Buenas noches, esperad aquí, yo voy subiendo con vosotras, que tengo preparado un pequeño juego y lo vamos haciendo en el ascensor”. Sorpresa, curiosidad, saludos, comentarios, “¿qué nos van a preguntar? Yo a estas horas un viernes no estoy para pensar…”. A esas horas un viernes seguramente ninguno estamos para pensar, sin embargo ahí estábamos todos esperando aprender, dispuestos como esponjas para absorber todo lo que las chicas de Marketing Expresso nos tenían preparado.

Seguir leyendo.