España

Hoy no podía ser otro el tema de la entrada. Hoy es nuestro día, el día de los españoles, la Fiesta Nacional de España, el día de la Hispanidad y la festividad de la Virgen de la Pilar que, al contrario de lo que popularmente se cree, no es la Patrona de España. Nuestra patrona es la Inmaculada Concepción y, después de unas cuantas lecturas, no sabría concluir si la Patrona de la Hispanidad es la Virgen de Guadalupe o la del Pilar.
Un día como hoy, en 1492, Colón llegó a América y tomó posesión de la tierra en nombre de los Reyes Católicos; ese día se convirtió en un día de celebración en España y muchos países latinoamericanos. Empezó llamándose Día de la Raza, después Día de la Hispanidad y, desde 1987, Fiesta Nacional de España.

No voy a escribir sobre la pena que me da ver en qué se está convirtiendo España en algunos aspectos, prefiero alabar sus bondades y su belleza y proclamarme orgullosa de ser española. Precisamente estoy ahora en una de su preciosas ciudades, llena de historia y belleza y muestra de la convivencia de diferentes culturas. He tenido la suerte de viajar desde pequeña con mis padres y de que me inculcaran esa inquietud por descubrir y conocer la historia, la cultura, el arte, la gastronomía, las tradiciones y las maravillas que tiene España. De norte a sur y de este a oeste, reconozco que me queda alguna provincia, pero con orgullo puedo decir que he estado en la gran mayoría. Es conocido mi amor por el sur, si bien no puedo negar la belleza del resto y lo bien que me siento vaya donde vaya, ahora mismo no recuerdo ningún sitio que haya dicho “no me ha gustado”, porque cuando alguna ciudad me ha parecido menos bonita, me sorprende con una provincia con lugares maravillosos, todas tiene algo. La historia que esconden edificios, palacios, castillos, fortalezas, monasterios, iglesias, catedrales…; me encanta imaginarlos en la época en que fueron construidos, soñar con la vida en aquellos momentos, y me sigue impactando que hayan llegado a nuestros días. Por no hablar de los parques naturales, las costas, la gastronomía, las fiestas, el color, la luz, el clima…

Escribo desde un patio blanco, flanqueada por azulejos geométricos, celosías y macetas de flores y escuchando el agua de fondo. Me esperan fuera callejas con embrujo que me trasladan a las culturas judía, musulmana y cristiana.
Lo reconozco, estoy enamorada de país. Y recomiendo las posibilidades que nos ofrece. Me encanta viajar fuera también, pero me da pena que en muchas ocasiones se menosprecie lo que tenemos y nos cieguen los destinos lejanos con todo lo que tenemos aquí para disfrutar.
Viva España.

María

 
Para recibir las entradas en tu correo electrónico pincha aquí.

Si te ha gustado la entrada puedes compartirla en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *