Fin de curso

El fin de curso ya está aquí. Todo el año pensando que el útimo trimestre era muy corto y pasaría volando, pero la verdad es que las últimas semanas han costado un poco: exámenes, audiciones, ensayos, calentamientos, funciones, pruebas de acceso, graduaciones… Todo esto hace que el trabajo se viva más intensamente porque las emociones están a flor de piel.

Emoción es lo que he sentido la tarde del jueves y del viernes viendo a los alumnos bailar en los Premios Extraordinarios y en la Graduación, y emoción es lo que sentí al verles en el Primer Certamen Coreográfico, la Gala de Fin de Curso y ayer al despedirme de ellos. Al final estos pequeños, y los que no lo son tanto, acaban formando parte de nuestras vidas. Muy orgullosa de los alumnos de las Enseñanzas Elementales, estoy segura de que me «odian» por todo lo que les mando callar, todo el día con el «no se grita», pero ha sido maravilloso ver el resultado de tanto trabajo llevado a cabo por el maestro y por ellos durante todo el curso. Muy orgullosa también de los alumnos de Enseñanzas Profesionales, sobre todo de «mis niñas» mayores, con las que tanto he compartido. Muchas horas juntas, mucho trabajo, muchas sonrisas cuando toco una canción que les gusta y mucho agradecimiento cuando atiendo sus peticiones; en definitiva, mucha música, mucha danza y mucha vida. Ayer casi me hacen llorar.

Me siento muy afortunada por haber trabajado este año en el Conservatorio Profesional de Danza «Carmen Amaya». He tenido la suerte de trabajar con maestros estupendos, tanto los ya conocidos, a los que siempre es un placer acompañar, como los que eran nuevos para mí, con los que he formado un buen equipo en clase. Ha sido un placer reencontrarme con compañeros y conocer otros nuevos, así como acompañar diferentes asignaturas, incluso participar en algo tan maravilloso como Música en Vena (Danza en Vena, en este caso), todo ha contribuido al enriquecimiento personal y profesional.

Ya han terminado las clases y el fin de curso está aquí. Se ha pasado volando, dicen que es por la edad, yo creo que es por estar a gusto. Mi agradecimiento a todo el personal docente y no docente que forma parte del Conservatorio, ojalá volvamos a coincidir. ¡Hasta pronto!

María

Para recibir las entradas en tu correo electrónico pincha aquí.

Si te ha gustado la entrada puedes compartirla en:

2 opiniones en “Fin de curso”

  1. Gracias María por escribir tus experiencias como maestra acompañante y como público. Este curso no he podido trabajar en el centro. Me he perdido casi todas las funciones. Ni siquiera he podido asistir a la graduación del grupo de alumnos de EE.EE. que comenzaron a trabajar conmigo en 1º y con los que he disfrutado de la docencia durante tres cursos, pero conozco bien esa energía desbordante. El mundo de la danza exige tanto, que cuando estos futuros bailarines salen al escenario y se enfrentan al público, ofrecen una explosión de vida y emociones. El momento es corto, a veces demasiado corto para todo el esfuerzo que requiere, pero es así: intenso y brillante como el sol, o íntimo y delicado como la luna. Es una parte de importante de su vida y es magnífico saber que te involucras y les acompañas. Espero que puedas seguir haciéndolo. Un fuerte abrazo. Ana

    1. Muchas gracias por tu comentario, Ana. Aunque no hayas podido ver las funciones, ya te digo yo que puedes estar muy orgullosa de los que han terminado EE.EE, han hecho un trabajo estupendo que, sin duda, viene desde sus comienzos. Espero que las dos podamos seguir acompañando a los pequeños que eligen este camino tan duro como bonito. Un abrazo fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *