Papá

Papá, me vas a matar, lo sé. Que cómo se me ocurre escribir esto, que quién lo va a leer, que las intimidades no se publican, que qué vergüenza, bla bla bla. Pues sí, es posible que tengas razón, pero yo tengo ganas de proclamar al mundo la suerte que tengo contigo, y qué mejor día que el de tu cumpleaños. Cuando la gente se compra un coche quiere enseñárselo a los demás, cuando se compra una casa quiere invitar a familiares y amigos, la alegría se agranda cuando se comparte y eso es lo que estoy haciendo yo, compartir con quien quiera leerme mi inmensa alegría y lo afortunada que soy porque seas mi padre.

Tenemos la mala costumbre de alabar las bondades de las personas cuando ya no están con nosotros, y yo no quiero esperar a que te vayas para dedicarte unas líneas ni para decir «qué bueno era». Lo escribo ahora que estás aquí aunque te mueras de vergüenza porque sí, papá, eres bueno y mil cosas más: fuente de cariño y amor, sabiduría e inteligencia, humor y perdón, cómplice y confidente, divertido, maestro en todos los sentidos (a veces profesor en exceso), «preocupador» sin remedio, paciente y también nervioso, disfrutón, superviviente nato, mi fan número uno (también mi mayor crítico) y un padre sin igual. Podría hacer una lista interminable…

Un año más, papá, un año más disfrutado y sufrido (nosotros somos más de lo primero, pero no negamos lo segundo), vivido en definitiva. Con ausencias importantes que sé que te han roto el alma, pero siempre tirando p’alante con la protección y compañía de los de Arriba y la nuestra aquí abajo. Qué suerte la mía de tenerte siempre al lado. Sé que a veces resulta extraño que muchos de mis planes sean contigo o que tenga marcadas en el calendario nuestras vacaciones en el paraíso como algo inamovible e imprescindible, pero no me cansaré de decir que esa es una de mis mayores fortunas, no cambio por nada ninguno de los momentos vividos contigo; quizá porque los dos sabemos lo que es perder a quien más quieres, hemos aprendido a disfrutarnos tanto y exprimir cada día juntos. A veces en silencio, a veces riendo, a veces asombrándonos, pero nunca aburriéndonos y siempre con respeto y mucho amor, cada uno en su espacio y con su vida, pero siempre ahí el uno para el otro.

En mi edad es muy frecuente oír en las conversaciones quejas sobre los padres, que estáis mayores, que no oís, que no os enteráis de las cosas, que andáis despacio, que otra vez al médico, que si no es una cosa es otra… Cuánto nos gusta quejarnos y qué poco apreciamos a veces el valor de teneros. No me canso de decir a mis amigos en muchas ocasiones «Disfrutadlos, cuando se van ya no vuelven, y entonces os acordaréis de toda la «lata» que daban y desearíais que siguiera siendo así». Doy gracias a Dios cada día por tenerte y espero que así siga siendo mucho tiempo, de momento ya sabes hasta qué día como mínimo tienes que aguantar 😉

Vamos allá, papá, a por otro año más y a por todos los que vengan, celebrándolo siempre como dices tú: «con alguno más pero ninguno menos». Gracias por tanto. Te quiero. ¡Muchas felicidades!

María

Para recibir las entradas en tu correo electrónico o por whtaspp pincha aquí.

Si te ha gustado la entrada puedes compartirla en:

11 opiniones en “Papá”

  1. María, que maravillosa tu carta, Felicidades a tu padre, cuanto amor, frescura, ganas de vivir, todo es generoso y valiente. Gracias por compartirla hasta aquí llega tu simpatía y bondad. Abrazos gigantes. Candelas 🎉

  2. Mucho amor hay en todas ellas, enhorabuena por ser pianista, tan bello, por escribir tan bien y tan fresco. Por tu espíritu generoso. Besos gigantes. Candelas. dice:

    Candelas 19 septiembre 2019 Maria, preciosa carta, Felicidades atu padre.Maravillosasemociones,que transmites y me llegan como una bocanada de calma y equilibrio, auténtica y valiente, tan necesaria,

  3. Perfecto Maria…. haces fenomenal de aprovechar todo lo que puedas de tu padre. Te entiendo muy bien tus recomendaciones… yo perdi muy joven a mis padres y hubiera disfrutado un monton pudiendo tenerlos cerca…
    Felicita a tu padre con un gran abrazo.

  4. Te felicito María, por la necesidad de compartir tus sentimientos hacia una de las personas más importantes en nuestra vida: el padre. Y que lo hagas tan de corazón a corazón. Eso es inmenso, una felicidad plena. A mí me encantaría ! Un beso.

  5. ¡¡¡¡Precioso¡¡¡, y gracias por compartir con nosotros tus pensamientos, que sin duda comparto. Felicidades al cumpleañero y a ti por tenerle. 😙😙😙😙 🤗🤗🤗🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *