¿Por qué el lenguaje bélico cuando hablamos del cáncer?

La verdad es que no pensaba escribir ninguna entrada con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, pero después de ver ayer tantas publicaciones en las redes sociales en las que se habla de la guerra, la lucha, ganar y perder la batalla, no he podido contenerme, porque ni soporto ni comparto la terminolgía bélica en las efermedades.

Los que asistieron a la presentación de “Infinito, infinito y punto final“, pudieron escuchar mi opinión respecto al uso de ese lenguaje, aquí podéis ver mi intervención: Lenguaje bélico.

No, señores, no comparto esa terminología, y me sorprende que con todas las modas que hay acerca de la positividad y la influencia del lenguaje en actitudes, percepciones y comportamientos, se siga utilizando un lenguaje con una connotación evidentemente negativa y que además implica, en mi opinión, una carga de responsabilidad sobre el paciente.

“Ha perdido la batalla”, “ha ganado la batalla”… ¿Qué quiere decir eso?, ¿que no ha luchado lo suficiente?, ¿que no ha luchado bien? ¿Por qué consideramos “ganar la batalla” sobrevivir sin plantearnos, quizá, las condiciones de vida? Morir nos vamos a morir todos antes o después y, en ocasiones, la muerte puede ser la llegada de un ansiado y merecido descanso, el final del sufrimiento.

Esto es solo mi opinión, pero me gustaría que se cuidara más el lenguaje, que fuéramos más prudentes y cautos y, sobre todo, no responsabilizáramos al enfermo de su curación, bastante tiene con vivir lo que le ha tocado y tratar de llevarlo lo mejor posible. Todos somos diferentes, y cada uno lo afronta como puede. La actitud es importante, claro que sí, y puede ayudar a hacer más llevadero el camino e incluso tener efectos positivos en la salud, pero no todo está en nuestras manos.

María

 
Para recibir las entradas en tu correo electrónico pincha aquí.

Si te ha gustado la entrada puedes compartirla en:

Una respuesta a “¿Por qué el lenguaje bélico cuando hablamos del cáncer?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *