Qué tendrá Sevilla.

Qué tendrá Sevilla.  Qué tendrá Sevilla que siempre me pide volver.

Me he adelantado a la primavera y he dejado que la reina del Guadalquivir me viera en otoño. Demasiado larga era la espera y más que buenos los motivos que me han llevado a disfrutarla de nuevo. Ni sé las veces que la he pisado, y siempre hay algo que la hace diferente. Hace poco me decía un amigo que desde que me conoce (y hace ya muchos años) algo hay en mí que me tira p’al sur, y no le falta razón. Serán los veranos en Punta Umbría o la virgen del Rocío, serán los siglos de historia que te transportan en el tiempo, serán la luz y el olor, el encanto y el embrujo… Serán, sin ninguna duda, las buenas personas que la habitan y los buenos ratos juntos las que me han hecho amar la ciudad. Mis niñas de Sevilla, mis «padres» y mis compadres, mi reina mora y la buena gente que me recibe siempre con los brazos abiertos.

El pasado puente del Pilar la he disfrutado como turista. De vez en cuando me da por hacer eso en Madrid, el ritmo de vida hace que nos perdamos maravillas y privilegios que tenemos al lado, seguramente por tenerlos al alcance de la mano; quizá el saber que podemos hacerlo en cualquier momento es lo que nos lleva a no hacerlo nunca , y no nos damos cuenta de lo que nos perdemos. Un paseo por el Retiro o por el Parque de María Luisa, las vistas desde el Faro de Moncloa o desde la Giralda.

Hotel Bécquer en pleno centro, visita nocturna teatralizada a los Reales Alcázares, paseo en barco por el Guadalquivir, coche de caballos por el Parque de María Luisa y espectáculo flamenco en el mejor tablao de Sevilla: el Arenal. Sin descuidar los paseos por Triana y  Santa Cruz, la visita a Jesús del Gran Poder ni la buena cocina de El Cairo, Bajo Guía, Otaola y los «piripis» de la bodeguita Antonio Romero. Y hasta la procesión de la Virgen de la Salud. Plan de turista total en muy buena compañía que he disfrutado como si fuera la primera vez.

Qué tendrá Sevilla. Contando los días para volver.

 

Sevilla tiene mil cosas
que sólo tiene Sevilla,
y entre tanta maravilla
de escudo un “Nomadejao”
y su parque “renombrao”
siempre en flor para Sevilla.
Y tiene además Sevilla,
y no de “mentirijilla”,
una gracia y un seseo,
una juerga y un jaleo
y un olé que es de Sevilla.
Y Sevilla “pa” rezar
en Triana junto al río
tiene de plata un altar
“pa” la Virgen del Rocío.

(Pareja Obregón)

 

Para recibir las entradas en tu correo electrónico pincha aquí.

Si te ha gustado la entrada puedes compartirla en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *